26 enero 2012

Morfi Jimenez Mercado



Morfi Jiménez Mercado es un retratista autodidacta cuya obra debe ser vista con especial atención.

En lugar de empuñar pinceles y paletas, Morfi Jiménez pinta cuadros con un disparador. A su vez imprime personalidad y dramatismo en cada una de sus placas. Sólo basta ver su pulcro trabajo de iluminación, al extremo del perfeccionismo.

Algunos de sus personajes lucen como salidos de las entrañas de la tierra, mientras otros parecen flotar alrededor de ella. Ese es el aura mágica que les imprime valiéndose además del color. Sus fotos del poblador andino nos remiten a escenografías montadas en lo profundo del Perú, en donde sus protagonistas, hombres, mujeres, niños y ancianos parecen gozar a plenitud de toda la belleza y encanto de un día cualquiera. El detalle es que cada gesto, cada expresión, cada paisaje, y cada color luce tan auténtico como solo ellos saben ser bajo su lente.

Fotógrafo polifacético, Jiménez aborda también bajo un peculiar estilo los desnudos, sabe trabajar de forma lúdica y sugerente, pero siempre manteniendo su sello personal, tributario de los grandes pintores del renacimiento y barrocos como Caravaggio,  Rembrandt y el Greco.